Los estragos de la cochinilla algodonosa.

Echeveria cv black prince
Echeveria cv black prince

Semanas atrás os mostramos cómo la cochinilla algodonosa planococcus citri, estaba acabando con las chumberasOpuntia ficus-indica, que crece de forma naturalizada en nuestro entorno puesto que es originaria de México.

Nananthus transvaaensis - Antes de ser afectada por la cochinilla.
Nananthus transvaaensis – Antes de ser afectada por la cochinilla.

Temíamos que acabara trasladándose esta plaga a nuestras plantas, por lo que, hemos estado en alerta para evitar que su presencia nos causa muchos problemas. Sin embargo, hemos fracasado en algunos casos, puesto que la cochinilla algodonosa tiene el detalle de ocultarse entre las hojas suculentas de las plantas e incluso en las raíces.

Nananthus transvaaensis - Actualmente tras ser tratada contra la cochinilla.
Nananthus transvaaensis – Actualmente tras ser tratada contra la cochinilla.

El tratamiento viene a ser sencillo, hay que limpiar la zona afectada con algodón y alcohol, para tratar de eliminar los huevos. Posteriormente pulverizar la planta con productos químicos que podemos encontrar en cualquier floristería o garden center.

Phalaenopsis - Están en tratamiento en la actualidad.
Phalaenopsis – Están en tratamiento en la actualidad.

Las mariquitas –  Coccinélidos, son sus depredadores naturales, por lo que, el uso de productos químicos no nos ayuda a acabar con la cochinilla algodonosa. Otro remedio es favorecer la humedad ambiental ya que hay una conexión directa entre la presencia de la cochinilla algodonosa y un ambiente seco.

Rosularia montanum - En tratamiento en la actualidad.
Rosularia montanum – En tratamiento en la actualidad.

La Echeveria cv black prince fue la primera suculenta en caer – no tenía solución y nos tuvimos que deshacer de la planta. Luego atacó a Nananthus transvaaensis pero tras eliminar las hojas afectadas, someterla al tratamiento está en perfecto estado. La Rosularia montanum fue más complicado eliminar las partes afectadas, por lo que, a pesar del tratamiento continúa afectada y prácticamente damos por perdida a esta suculenta. Y finalmente mencionar que tuvimos que tirar una de las orquídeas – Phalaenopsis, que estaba gravemente afectada, mientras que las otras dos, están en estos momentos sin la presencia de la cochinilla algodonosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s